JA Teline V - шаблон joomla Форекс

Ilusos y maliciosos

Typography

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Hoy, algunos ingenuos de convicción y otros de mala fe, se llenan de asombro al saber del llamado a votar por Guillermo Lasso que hace Unidad Popular y otros sectores de izquierda. Por lo general son personas que en el fragor de la lucha popular siempre estuvieron a buen recaudo en la comodidad de sus hogares.

por Francisco Garzón Valarezo

El 23 de agosto de 1939 en la ciudad de Moscú se firmó el Tratado de no Agresión entre Alemania y Rusia. La intención rusa era ganar tiempo para preparar al pueblo y al ejército y después vencer a los alemanes. El 2 de febrero de 1988 se creó en Chile la Concertación de Partidos por la Democracia que reunió las banderas de quince agrupaciones desde la izquierda hasta la derecha para derrotar a Pinochet. El partido comunista chino conformó el Frente Único Nacional Anti japonés en 1931 que sometió al imperialismo nipón. El 5 de junio del año pasado el Frente Amplio por Justicia Vida y Libertad del Perú que aglutina a 10 organizaciones de izquierda, incluidas la central de trabajadores y estudiantes resolvieron apoyar la candidatura del empresario derechista Pedro Pablo Kuczynski para cerrarle el paso al fujimorismo.

Todas esas acciones fueron necesarias y tuvieron éxito, pero en su momento fueron condenadas por voces y prejuicios que no entendieron el entorno político. Lo mismo ocurrió cuando en 1916 Lenin pactó un acuerdo con el Káiser Alemán Guillermo II, representante de la vieja casta europea. De no haberse dado ese acuerdo, la Revolución Rusa hubiese demorado más años en concretarse.

Hoy, algunos ingenuos de convicción y otros de mala fe, se llenan de asombro al saber del llamado a votar por Guillermo Lasso que hace Unidad Popular y otros sectores de izquierda. Por lo general son personas que en el fragor de la lucha popular siempre estuvieron a buen recaudo en la comodidad de sus hogares, los que jamás colaboran con un centavo y que ahora aparecen bien encachinados, perfumados, dispuestos a desplayar su erudición política, a decirnos que hemos abandonado el proyecto, que las tesis de la izquierda deben replantearse, aunque no dicen cómo. 

El intento de los ingenuos de convicción y los de mala fe se limita a enredarse en los pies de los que batallamos, se limita a estorbarnos, a suavizar la conciencia revolucionaria del pueblo que lleva adelante su lucha vigorosa por la libertad. Estos eruditos suponen desconocer que las fuerzas que están en el Poder son superiores a las fuerzas de izquierda y que es necesario, preciso y forzoso tomar partido por la candidatura de Guillermo Lasso en el objetivo de derrotar el proyecto fascista de Correa. Esto no es incoherencia, como no lo fue la firma del Tratado de no Agresión  entre Stalin y Hitler, ni las alianzas contra Pinochet y Fujimori, ni los acuerdos entre Lenin y el Káiser alemán.

Al decidir este apoyo la izquierda no abandona su proyecto central, sabemos que las discrepancias con la derecha no se han borrado, que nuestros objetivos son diferentes a los de ellos, que no existe alianza con Lasso, como nunca la hubo con Gutiérrez ni Correa.

El radicalismo forzado de los ingenuos de convicción y los de mala fe, se parece al de los curas de hace cien años que no concebían que niños y niñas estudien en la misma aula porque era pecado, o a los racistas blancos que no accedían a que un negro suba al mismo transporte. Llamar a votar nulo o blanco este 2 de abril no es algo banal, es aliarse con las tesis de las sectas religiosas y por tanto con las tesis de Correa, la reacción y el imperialismo.  

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar