JA Teline V - шаблон joomla Форекс

La prueba Ser Bachiller no garantiza el ingreso a la universidad

Typography

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Por: Andrés Quishpe

El Instituto Nacional de Evaluación Educativa (Ineval), y la Secretaria de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt), durante estos días han comunicado las nuevas disposiciones de ingreso a la universidad pública mediante la prueba Ser Bachiller. Las declaraciones y comunicados de varias Carteras de Estado, han girado en lo referente al número de preguntas de la prueba, tiempo establecido, entre otros aspectos de carácter logístico. Sin embargo nada se ha dicho, que va hacer el Gobierno para garantizar el acceso de miles de jóvenes a la educación superior mediante estos nuevos cambios. 

 

La prueba Ser Bachiller se desarrollará en los primeros días de marzo y según fuentes oficiales tiene inscrito a 375000 jóvenes, 150 000 son estudiantes que cursan el último año de bachillerato en la región costa. Mientras 220 000, equivalente al 60%, son postulantes de varias provincias del país que se graduaron en años anteriores y que no pudieron ingresar a la universidad pública mediante el Examen Nacional de Educación Superior (ENES). Estas cifras permiten colegir que miles de jóvenes se quedaran una vez más fuera de la universidad pública, ya que no existen los cupos suficientes para atender toda la demanda. Las universidades públicas de la región costa cuentan con aproximadamente 25,000 cupos para primer semestre, frente a los 150,000 estudiantes que cursan el último año de bachillerato e inscritos para rendir la prueba Ser Bachiller. Solo de este grupo 125,000 jóvenes están condenados a quedarse sin estudiar. Sin tomar en cuenta a los 220.000 jóvenes rezagados y que buscan también alcanzar un cupo en el mes de marzo.

En la Universidad Luis Vargas Torres de la provincia de Esmeralda, durante el 2015 se registraron 5.588 bachilleres y fueron aceptados 1.120 conforme a la capacidad de esta institución. La Escuela Superior Politécnica del Litoral (ESPOL) tiene en la actualidad la solicitud de más de 6000 jóvenes para los cursos de nivelación, cuando su capacidad es para 2.800 cupos. El Gobierno para justificar su política atentatoria a los derechos de la juventud, ha expresado públicamente que la responsabilidad de fijar la cantidad de cupos para primer semestre es exclusivamente de las instituciones de educación superior, lo que no se señala es que la determinación en la cantidad de cupos para primer semestre se realiza entre algunos aspectos ubicando la infraestructura existente y presupuesto económico destinado por el Estado.

Es menester recodar que en el 2016, 13 universidades públicas fueron recortadas su presupuesto. A la institución más grande del país en número de estudiantes, la universidad de Guayaquil se le recorto 30 millones, la Universidad de Loja 2,6 millones menos. El Gobierno se ha preocupado por encontrar políticas y mecanismo que limiten el acceso a la educación superior y no en construir nuevas aulas para que las universidades públicas  puedan brindar más cupos, su capacidad no alcanza para satisfacer la demanda de los miles de bachilleres que buscan un cupo, es por eso que resulta extraño y demagógico escucharle al candidato a la presidencia del movimiento oficialista la propuesta de construir 40 universidades durante su gobierno, cuando en 10 años, no fueron capaces de repotencializar las instituciones existentes y las 4 que crearon son de elite.    

Por otra parte y aunque el oficialismo no acepte, los cambios que se producen en el ingreso a las universidades (unificación del examen ENES con la prueba Ser Bachiller), es un reconocimiento de los errores cometidos en la aplicación del Sistema Nacional de Nivelación y Admisión (SNNA) para la educación superior que sin embargo no son corregidos en lo más mínimo. Son una clara expresión de la improvisación y desconocimiento de la realidad educativa del país por parte del Gobierno. Valdría preguntamos ¿Han evaluado los distintos funcionarios del régimen las reformas realizadas en su política de acceso a la universidad durante una década  de gobierno?, ¿Han hecho cruces de información entre una y otra?, ¿La prueba Ser Bachiller resuelve el problema del acceso a las universidades públicas?

EL SNNA y el ENES fueron aplicados desde el 2011, desde entonces han transcurrido 9 aplicaciones que han dejado a más de medio millón de bachilleres fuera de las universidades, transgrediendo el derecho humano a la educación. Cuatro años atrás el gobierno señalo que la prueba no puede basarse en conocimientos, sino solo de aptitudes. Hoy afirman todo lo contrario mediante la prueba Ser Bachiller, en medio de una educación que sostiene todavía las desigualdades entre el campo y la ciudad, entre los miles de establecimientos educativos con problemas de infraestructura, frente a las 150 Unidades educativas del Milenio y colegios repotenciados.  Sin duda alguna el nuevo filtro se llama prueba Ser Bachiller solo que esta tiene un doble objetivo determinar si el bachiller está apto para graduarse y para ingresar a la universidad. 

A esta realidad debemos sumar algunas políticas fijadas por el Gobierno y que generan aún más dificultades en el acceso a la educación superior. El gobierno ha entregado la potestad de definir formas de evaluación a las Instituciones de Educación Superior, esta medida no es más que un elemento distractor que busca endosar el problema del acceso a las universidades públicas. Cuando es el gobierno quien sigue dirigiendo el sistema.  

Mediante oficio Nº SENESCYT – SGES-2016-0996-CO, se dispuso que las universidades contemplen su propio sistema de nivelación; así como la permanencia de los cursos de nivelación de carrera.

En oficio Nº SENESCYT –SGES-2016-1825-CO, se platea que a “partir del primer semestre 2017 el proceso de admisión mantendrá dos componentes; la nota del nuevo examen de evaluación SER BACHILLER (aptitudes y destrezas) y la nota que se derive del proceso de admisión propio que cada Institución de Educación Superior publica implemente. Esta nota ponderada permitirá al aspirante postular por la oferta académica que reporte la IES de su interés. La asignación máxima a la nota final del proceso de admisión para las IES será del 30%  y variaría en función de la categoría de la siguiente manera”.

Categoría IES Peso nota IES Peso nota ENES
A 30% 70%
B 20% 80%
C 10% 90%

D

5% 95%

Las IES podrán establecer los siguientes procesos de admisión: entrevista, audición, ensayo, record académico del bachillerato o examen”.

Estos cambios en la política de ingreso a la universidad, no es nada más, que una clara expresión de la improvisación y desconocimiento de la realidad educativa del país por parte del Gobierno. Valdría preguntamos ¿Han evaluado los distintos funcionarios del régimen los cambios realizados en su política de ingreso a la universidad?, ¿Han hecho cruces de información entre una y otra?, ¿Estas nuevas disposiciones resuelven el problema del acceso a las universidades públicas para los bachilleres?

A partir de estas disposiciones el Gobierno lo único que ha hecho es deslindarse de toda   responsabilidad económica referente a los cursos de nivelación de carrera, generando hasta el momento serias dificultades a varias instituciones. La Universidad Central del Ecuador inicio clases en los cursos de nivelación de carrera en el mes de diciembre del 2016, cuando sus actividades académicas correspondiente al semestre 2015- 2016, iniciaron en octubre del 2016. Los cursos de nivelación duraran en esta institución de 3 a 4 meses, antes duraban un semestre. La Universidad Central invierte por estudiante $100, en la actualidad aproximadamente 5.000 estudiante se encuentran en el curso de nivelación de carrera.

La Universidad Técnica del Norte efectuó su proceso de matrículas, en enero del 2017, en la actualidad se encuentra estabilizando el desarrollo académico de los cursos de nivelación de carrera, esta institución también inicio sus actividades académicas del semestre en curso en octubre del 2016. Mientras en la Escuela Superior Politécnica del Ejército, se desarrolló un curso de nivelación de un mes, cuando estos tenían una duración de seis meses, la realidad más preocupante es de las y los estudiantes de la Universidad Nacional de Loja quienes semanas atrás acabaron de iniciar sus actividades académicas respecto a nivelación de carrera.

El Gobierno ha entregado la posibilidad de realizar los cursos de nivelación de carrera a las universidades, no con el fin de mejorar o calificar el acceso a la educación superior, lo hace con el fin de enfrentar a la crisis económica que el Estado ecuatoriano está atravesando y reduce los presupuestos para las áreas sociales y las universidades no son la excepción. Al entregar esta potestad, la aplicación de dichos cursos  deberán ser cubiertos desde los propios presupuestos de cada institución como lo están realizando ya ciertas universidad con el fin de cumplir con el derecho constitucional de garantizar la gratuidad de la educación superior. Es aún más preocupante la manera darwiniana de cómo se clasifica a las universidades y donde según su categoría se define el porcentaje que tiene cada universidad y el SENESCYT para el ingreso. En esta nueva visión la mayor nota que define el ingreso de los bachilleres a la universidad la sigue manteniendo el gobierno, abofeteando una vez más a la autonomía académica. 

Frente a esta situación son necesarias algunas propuestas que las presentamos para el debate y reflexión:

• La Constitución en su Art. 356. Señala que el ingreso a las instituciones públicas de educación superior se regulará a través de un sistema de nivelación y admisión definido en la ley. Lo que hace necesario reformar la actual Ley Orgánica de Educacion Superior. Modificar la LOES es una necesidad imprescindible y urgente y para alcanzarlo es necesario contar con un bloque grande de asambleístas progresistas y democráticos que provenga de los sectores que durante estos años han enfrentado al Correismo y que sobre todo han presentado propuestas claras y directas en este tema. Hago referencia a quienes estamos como candidatos asambleístas por Unidad Popular, y al Acuerdo Nacional por el Cambio con quienes levantamos la Candidatura de Paco Moncayo a la Presidencia. Una nueva Asamblea Legislativa y un nuevo gobierno apegados a los intereses populares es la mayor garantía para que nuestros jóvenes ingresen a la universidad.

•Reformar el sistema de nivelación y admisión para la educación superior mediante un proceso democrático, con participación directa de las universidades, estudiantes, docentes e instituciones relacionadas al sector educativo. Que tenga en cuenta: Una evaluación diagnóstica que corrija los problemas y debilidades educativas, con un presupuesto específico para el sistema de ingreso.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar