JA Teline V - шаблон joomla Форекс

La revolución ciudadana, un proyecto fracasado

Typography

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Según René Ramírez el error de los denominados gobiernos progresistas fue hacer lo que ellos siempre creyeron que se debe hacer y que para corregir hay que seguir ha­ciendo lo mismo. Sí, ni más ni menos a eso se reduce la sabiduría del secretario de la Senecyt.

Tomado del semanario En Marcha

El gobiernista dia­rio El Telégrafo publicó hace po­cos días una larga entrevista a René Ramírez, secretario nacional de Edu­cación Superior, Ciencia y Tecnología de Ecuador, en la que analiza la gestión de­sarrollada por los denomi­nados gobiernos progresis­tas de la región, entre ellos el ecuatoriano, por supues­to. Ramírez se aleja un poco del discurso que a diario expone Rafael Correa, que pondera la realización de enormes cambios estructu­rales en el país; por el con­trario, señala que “recién (se han) generado las condicio­nes necesarias para hacer una transformación”, y que “no se ha generado todavía el cambio estructural”. El motivo para ello no solo se debería a la falta de tiem­po, sino a ciertos errores o ausencias de acción para la transformación.

¿Cuáles serían esos erro­res o ese error fundamental? Para Ramírez el problema está en que los gobiernos progresistas ‘solo’ se preo­cuparon de la redistribución y no de la distribución (de la riqueza). Con esa forma de plantear las cosas, su apa­rente actitud crítica queda en nada. En otras palabras, señala que el error (de esos gobiernos) fue hacer lo que ellos siempre creyeron que se debe hacer y que para corregir hay que seguir ha­ciendo lo mismo. Sí, ni más ni menos a eso se reduce la sabiduría del secretario de la Senecyt.

 Cuando se revisan los materiales ideológicos de Alianza País y los discursos de ese orden de los princi­pales expositores en la re­gión de lo que se denomina el “socialismo del siglo 21”, queda por demás claro que –según ellos- la vía para al­canzar la equidad social es adoptando medidas orienta­das a la redistribución de la riqueza. Este pensamiento, no obstante que procuran mostrarlo como nuevo, no solo tiene viejas raíces sino que reproduce en forma casi textual los puntos de vista de los reformistas europeos de finales del siglo 19. Eduardo Berstein y Carlos Kautsky son los principales portado­res de esos planteamientos contrarrevolucionarios en ese entonces, que aún tienen seguidores en nuestros días.

Ramírez intenta un jue­go de palabras entre “redis­tribución y distribución de la riqueza”, como si el se­gundo concepto significaría una acción política más ra­dical o revolucionaria, pero una y otra responden a una visión sistémica, es decir, a la supuesta búsqueda de “reducir las desigualdades y mejorar la calidad de vida de la población” sin afectar la estructura misma del sis­tema capitalista imperante.

En otras ocasiones hemos señalado ya que la inequidad social no está determinada por los niveles de distribu­ción y aprovechamiento de las riquezas, debido a que –en toda sociedad- las formas y los márgenes de distribución de las riquezas son la conse­cuencia o el resultado de cómo está organizado el proceso de producción y, en función de ello, cómo cada clase social se aprovecha de una parte del fruto de la producción.

Por ello, la doctrina del socialismo no gira en torno al tema de la distribución de los medios de consumo; pone acento en la necesidad de aplicar medidas conducentes a la socialización de la pro­piedad sobre los medios de producción. Si las condicio­nes materiales de producción fuesen propiedad colectiva de los propios obreros, esto determinaría, por sí solo, una distribución de los medios de consumo distinta de la actual, señala Carlos Marx.

Quienes pregonan la distribución de la riqueza como medio para reducir las desigualdades –ojo que no hablan de ponerlas fin-intentan rebajar al máximo los objetivos finales de la lucha de los trabajadores y los pueblos, puesto que de­berían limitarse a modificar el régimen de distribución, a lograr un salario más alto, a lograr alguna reforma, y no a conquistar el poder para poner fin al sistema de explotación y construir una sociedad sin clases.

Hace casi un año, cuan­do el Gobierno armó el sai­nete del supuesto “Diálogo Nacional”, que en realidad tenía el propósito de bajar la intensidad de la protesta social, otro de los “ideólo­gos” de la revolución ciu­dadana, Pabel Muñoz, no tuvo problema en señalar que la política guberna­mental persigue “que el Ecuador avance a un ca­pitalismo moderno”, lo que releva de todo análisis para demostrar que los “socia­listas del siglo 21” no son socialistas, sino adorado­res del capitalismo. En la entrevista en mención, de alguna manera Ramírez deplora que no hayan lo­grado ese propósito, pues, “lamenta” que en estos años "la región ha vivido (casi en su mayoría) un proceso de profundización de su estructura primaria exportadora y secundaria importadora”. Es decir, el mismo desarrollo capita­lista propuesto ha quedado a medio camino.

Comentarios   

+1 #1 María Inés Tulcanaza 23-03-2016 19:50
Vaya,vaya ya se dan cuenta del retroceso cuando ha pasado cinco años de esa malhadad Ley causante de un despelote,en la creación de universidades ,que van a corregir si todo lo que está escrito ellos (Ramírez) ovedeciendo al discapacitado presidente lo han covertido en letra muerta para favorecerse de ello
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar