JA Teline V - шаблон joomla Форекс

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

FalsosPositivosNo existe diferencia alguna entre lo que fue el gobierno de Álvaro Uribe Vélez y el de Juan Manuel Santos, no  porque  sean neoliberales Pura-sangre, sino por la ferocidad de sus gobiernos. Se caracterizan porque mantienen un desprecio por la vida. Los asesinatos de dirigentes sindicales no ceden, tampoco los asesinatos de los defensores de derechos humanos, pueblos indígenas, los asesinatos de periodistas, los asesinatos de niños, las casas de pique continúan en Buenaventura, el fallecimiento de niños wayuu por hambre hasta el año 2014 fue una constante. La tasa de homicidios se mantiene alta aun cuando el gobierno se alegra de que en los últimos años las estadísticas muestren un descenso en el número de homicidios. La constitución política de 1991 en su artículo 11 expresa que el derecho  a la vida es inviolable. No habrá pena de Muerte. La práctica demuestra otra cosa. La muerte  es una práctica común que intimida, es una forma de terrorismo de tal manera que la sociedad se sustrae de la defensa de sus derechos, de plantear sus ideas públicamente, el patrón puede imponer sus condiciones de tipo laboral, el gobierno puede aplicar políticas regresivas al pueblo. Cuando logran este cometido han triunfado y pueden seguir administrando bajo políticas adversas para el pueblo. En Colombia, este terrorismo ha sido matizado con el paramilitarismo como política de estado, pero los trabajadores y sectores sociales  siguen confrontando el modelo económico imperante.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

6dcbffe5b8d80d7259a9f01a7c5092a5 por: Guerrilla Audiovisual

“(…) sin esperanza de ser escuchado, con la certeza de ser perseguido, pero fiel al compromiso que asumí hace mucho tiempo de dar testimonio en momentos difíciles."

- Rodolfo Walsh, Carta abierta a la junta militar; Argentina, 1977.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Carlos Slim

Tomado: El Universo

El magnate mexicano de las telecomunicaciones Carlos Slim se convirtió ayer en el principal accionista del diario estadounidense The New York Times, tras adquirir 15,9 millones de acciones del medio de comunicación a cerca de la mitad de su precio en el mercado, dijo el periódico en un comunicado.

Slim, que construyó su fortuna amasando diversas compañías industriales, de telecomunicaciones y de ventas al por menor, es catalogado por la revista Forbes como la segunda persona más rica del mundo, con una fortuna calculada en 72.000 millones de dólares.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

10917834 10204900411485574_483372282719111402_n

Por: Lcdo. Francisco Escandón Guevara

Luego de la implosión del socialismo real, iniciada en 1953 como proceso de restauración del capitalismo en la Unión Soviética, varios pensadores postmodernos caracterizaron a ese momento como el fin de la historia, la victoria del liberalismo en la economía y la configuración de la nueva era de la globalización en la que se impuso hegemónicamente los Estados Unidos de Norteamérica como modelo de civilización a emular. Para dichos intelectuales el nuevo mundo era unipolar y no tenía contendor.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Argelia

Faltó incluir este ángulo histórico en las notas de prensa internacionales

por Robert Fisk | tomado de La Jornada

Beirut.- Mucho antes de que la identidad de los sospechosos de la matanza fuera revelada por la policía francesa –incluso antes de escuchar los nombres de Chérif y Said Kouachi–, murmuré la palabra Argelia para mis adentros. Tan pronto como oí los nombres y vi los rostros, volví a decir Argelia. Y luego la policía francesa dijo que los dos hombres eran de origen argelino.

Argelia sigue siendo la herida más dolorosa en el cuerpo político de la república –salvo tal vez por su continuo autoexamen de la ocupación nazi– y aporta un temible contexto a cada acto de violencia árabe contra Francia. La guerra de independencia argelina, que duró seis años y costó la muerte a un millón y medio de musulmanes árabes y a muchos miles de hombres y mujeres franceses, sigue siendo una agonía interminable y no resuelta para ambos pueblos. Hace apenas poco más de medio siglo, estuvo a punto de desatar una guerra civil en Francia.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

274204

Por: Unión de la Juventud Estudiantil del Perú

¡Por la derogación de la ley n° 30288!

¡Que la crisis la paguen las transnacionales, la CONFIEP y los capitalistas, no la juventud y los pueblos!

1.- LA CRISIS ECONÓMICA INTERNACIONAL Y SUS EFECTOS EN LA ECONOMÍA PERUANA.-

En el marco de la crisis del sistema económico capitalista y los efectos de ésta en la economía peruana, el gobierno minero militar de Ollanta Humala después de haber permitido el despojo y la expoliación de nuestros recursos por parte de la minería y el extractivismo, viene profundizando la aplicación de las políticas neoliberales para afianzar la explotación de la clase obrera, la juventud y los pueblos, buscando asegurar las cuotas de ganancia de las empresas transnacionales y la Confiep en nuestro país, disponiendo ahora el empleo de mano de obra barata de la juventud, la implementación del paquetazo medio ambiental, la reforma tributaria a favor de las transnacionales, etc. a lo que ha llamado el gobierno descaradamente "reactivación económica"(a favor de las transnacionales) . Por lo que manifestamos ¡¡¡Que la crisis la paguen las transnacionales, la Confiep y los capitalistas, No la Juventud y los Pueblos!!!

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

10931212 753716068056312_6854272426560026651_n

Por: Comité Central de la JCE(m-l)

Desde la Juventud Comunista de España (marxista-leninista) condenamos enérgicamente el atentado perpetrado contra la revista Charlie Hebdo. Calificamos lo sucedido el pasado 7 de enero como una vil matanza propia del fundamentalismo religioso más repugnante. No nos podemos quedar de brazos cruzados ante el auge del integrismo islámico. Nos preocupa porque supone un retroceso para comunidades como la árabe, que en otro tiempo apostaron mayoritariamente por el laicismo y los valores del socialismo.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

o-BILBAO-570

Tomado de : http://www.huffingtonpost.es

Decenas de miles de personas, 75.000 según la Policía Municipal, han participado en Bilbao en la manifestación contra la dispersión de los presos de ETA organizada por la red Sare.

El acto, convocado bajo el lema 'Now! Euskal Herrira' (Ahora a Euskal Herria), han transcurrido en silencio y sin pancartas, con un amplio equipo de megafonía sostenido por grúas pesadas por todo el recorrido por el que se oía al locutor del acto, aunque al final se han coreado lemas como 'Presoak kalera, amnistia osoa' (Los presos a la calle, amnistía total) o 'Euskal presoak etxera' (Los presos vascos a casa).

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

periodistas 050115

Tomado : desinformemonos.org

Son ya siete días de la desaparición forzada del fotoperiodista veracruzano Sánchez Cerezo. La reportera de Coatzacoalcos Sayda Chiñas Córdova, donde laboraba hace casi cinco años en el diario Notisur, confirmó a través de su cuenta de facebook que fue despedida de su trabajo debido a su activismo por la desaparición de varios de sus colegas. En este mismo municipio, un medio de comunicación despidió a uno de sus periodistas por salir a manifestarse y otros más han recibido intimidaciones de sus propios medios por defender la libertad de expresión.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

video-imagen-regimen-laboral-juvenil-0

Por: Raphael Hoetmer

En las últimas semanas, se han visto una serie de movilizaciones masivas en el Perú contra la ley para un nuevo régimen laboral juvenil[1] que han tenido un enorme impacto en el debate político nacional. Aunque el gobierno peruano dice que su propósito es formalizar y capacitar a jóvenes desempleados o trabajando actualmente en trabajos informales, la ley atenta contra los derechos laborales de trabajadores jóvenes, al reducir sus días de vacaciones y eliminar beneficios y prestaciones.

Los siguientes pasos de quienes están en los calles determinarán si logran consolidar un movimiento juvenil emergente y abrir un debate más amplio sobre los límites de las políticas neoliberales en el país, o si se diluyen tras la derogatoria o modificatoria de la ley.

Con la tercera movilización el 29 de diciembre se cerró una primera etapa de una irrupción sorpresiva en el panorama político y debate público peruano. No solo llamó la atención la gran participación de las marchas juveniles en fechas de fiestas[2], y la difusión en todo el país[3], sino también su energía, creatividad e irreverencia. Esta se expresó por ejemplo en los destinos de las marchas, que incluyeron el gremio empresarial del Perú, la CONFIEP–planteando que allí reside el poder real detrás de la ley- y la toma de las principales avenidas de la ciudad, que en Lima no suelen ser paralizados por protestas.

¿Espontaneidad o momento histórico?

Al contrario de quienes afirman que estas protestas son expresiones espontaneas, en realidad son el resultado de la combinación de un trabajo organizativo duro y continuo de diversas organizaciones -invisible para los medios y el debate político peruano-, y una oportunidad política coyuntural. Entre sus fuentes están la terquedad en el trabajo de organizaciones sindicales, estudiantiles y políticos que mantienen tradiciones políticas, pero también el trabajo constante de múltiples colectivos juveniles, barriales, de derechos humanos, y culturales, como del Bloque Hip Hop que representa uno de los bloques más contestatarios del movimiento. La “Ley Pulpin”, la torpeza del gobierno en promoverla de manera autoritaria y la respuesta a la represión de la primera marcha (18 de diciembre), permitieron juntar esta diversidad, y ampliar la participación de manera espectacular a jóvenes quienes no suelen salir a protestas.

Ya anteriormente, la movilización virtual (clave en explicar estos procesos) y callejera de jóvenes organizadas fue fundamental en la derrota de Keiko Fujimori en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de 2011 por la campaña “No a Keiko”, como también en el veto popular a la repartija de los cargos en el Tribunal Constitucional y la Defensoría del Pueblo en julio de 2013, y a la reforma de las Administradoras de los Fondos de Pensiones (AFPs) en 2014. En este sentido, la juventud ya han mostrado una capacidad real de veto callejero a algunos de los excesos de la política peruana. Las protestas actuales sin embargo, han superado en fuerza y participación a sus antecesores, marcando -como señaló la congresista Veronika Mendoza- un momento histórico para el movimiento juvenil y la política en el Perú.

Ello es una buena noticia para la democracia en un país donde la oposición real y la renovación de la política tienen que venir desde las calles, ya que la política institucionalizada -salvo excepciones- está tomada por la mediocridad, los poderes fácticos y lo que Steven Levitsky llama el “consenso de Lima”. Ello implica la continuidad de la ortodoxia neoliberal que alrededor del planeta ha perdido fuerza, pero en Lima se mantiene intacto, declarando que salvo el crecimiento económico todo es ilusión.

La oposición al consenso neoliberal y extractivista en la última década ha venido principalmente de comunidades y poblaciones afectadas por las actividades extractivas en la sierra y selva del país, sin un correlato urbano similar. Si bien en Lima hay movilizaciones casi todos los días, pocas veces logran remover al país. Probablemente es el movimiento de diversidad sexual que ha tenido más capacidad de interpelar a la hegemonía neo- conservadora en la capital en los últimos tiempos.

El punto de iceberg del régimen laboral

La dimensión de su importancia histórica dependerá de las decisiones y acciones por venir después de esta primera etapa. Es probable que la ley será derogada o transformada, constituyendo una derrota para el gobierno, pero no necesariamente una victoria para el movimiento emergente. Lo cierto es que la reacción del público general a estas movilizaciones ha sido mucho más positiva y solidaria que en casi cualquier protesta en Lima en los últimos años. La campaña mediática inicial para minimizar y deslegitimar las protestas ha podido hacer poco contra ello. Así se visibiliza que las contradicciones sociales que generan las políticas neoliberales puedan tener sus límites hasta en Lima. Una mirada, por ahora, (muy) optimista recuerda el ejemplo de Chile, donde la crítica a la privatización de la educación permitió abrir un debate de fondo sobre las políticas neoliberales y sus consecuencias tras el retorno a la democracia.

Para ello los desafíos son varios y grandes.

Evidentemente, la “Ley Pulpin” es solo el punto último del enorme iceberg del régimen laboral y del neoliberalismo extractivista en el país, abriendo la posibilidad de una politización más allá de la demanda concreta de la derogatoria de la ley. Las opciones de ampliar las agendas son varias, como se ha planteado en las discusiones internos y en torno de las movilizaciones, empezando por la demanda de un nuevo régimen laboral general que garantiza el trabajo digno y la redistribución de las riquezas en el país, pasando por la crítica a la corrupción y el poder excesivo de los poderes fácticosente en las marchas, cuando haceor el ucir susn el sector informal. s projectos para enfrentar los cambios. ahe role of the re o (ya presente en las marchas, cuando hacen visible a la CONFIEP y critican a los medios) y la criminalización y represión de la protesta, pudiendo llegar a la construcción de una agenda desde lxs jóvenes para el Perú.

De esta manera, se podría provocar un debate político de fondo e incidir inclusive en las condiciones del próximo proceso electoral. Sería muy importante incluir la crítica a los paquetazos anti-ambientales, anti-territoriales y anti-laborales que se han dado en el segundo semestre del año pasado, y a la vocación extractivista del gobierno actual. Salvo alguna pancarta diciendo “Ni Conga, ni Chadin. Tampoco el Ley Pulpín”[4] hasta ahora no hubo muchas referencias a ello. Ello no solamente permitiera ampliar la crítica al modelo económico actual, sino también generar lazos con otras organizaciones sociales y agendas en el país.

Innovaciones políticas

Un tercer elemento, no menos importante, tiene que ver con las formas de hacer política. Las marchas desbordaron ampliamente a las organizaciones clásicas políticas y sindicales de “estos son, aquí están, los que siempre lucharán”, y su capacidad de dirigir o canalizarlas, adquiriendo una lógica de acción propia de una confluencia amplia y coyuntural. Algunos perciben ello como una amenaza, que podría impedir su politización u “orientación adecuada”. Otrxs –a quienes me sumo- lo ven más bien como una oportunidad de renovación y consolidación de un movimiento juvenil diverso, descentralizado y territorializado en universidades, trabajos y barrios.

En este sentido, en el seno del movimiento emergente hay tensiones y discusiones necesarias sobre temas de representatividad y formas de organización. La constitución de “las zonas” como espacios territoriales para auto-organizarse como bases de las protestas es un aprendizaje y experimento importante del proceso, que asemeja de alguna manera lo que ha pasado en las luchas territoriales en el país, o en otros movimientos juveniles contemporáneos como los indignados en España y Yo Soy 132 en México. Otro ejemplo de las dinámicas internas han sido las acciones de compañerxs de los movimientos feministas y de diversidad sexual, que dentro de las protestas han ido cuestionando prácticas y discursos patriarcales.

Sin duda, esta creatividad será necesaria para imaginar los siguientes pasos del movimiento, que no solo buscarán la derogación de la ley o la ampliación de la agenda de protesta, sino también intentarán de dar forma a un movimiento emergente como un sujeto político clave en la política peruana. Pues, la capacidad de veto callejera a los excesos neoliberales evidencia un poder ya existente. Un proceso de centralización o burocratización clásica de esta energía probablemente sería el primer paso hacia la desmovilización, pero a la vez, es cierto que los desafíos futuros requieren saltos en la fuerza organizativa, articuladora y política. En este sentido, es clave la articulación entre las distintas dinamicas organizativas (sindicatos, colectivos y partidos políticos, organizaciones estudiantiles y zonas), como también establecer o fortalecer los vínculos con los procesos de movilización en otras ciudades peruanas. Otra necesidad clave es establecer o fortalecer los vínculos con los procesos de movilización en otras ciudades peruanas.

Lo cierto es que en estos momentos, cuando las movilizaciones abren la historia -en palabras del sociólogo boliviano Luis Tapia-, y se puede ver en las calles este otro Perú posible, están naciendo cosas nuevas: formas de organizarse, lenguajes políticas, redes, agendas y estrategias, propios del momento actual. En ello está el movimiento que se pueda potenciar. Sin duda, hay mucho por hacer, y estamos muy lejos del Perú que queremos, pero la fuerza y energía de estas movilizaciones hacen intuir que algo se está moviendo en el “Consenso de Lima”.

NOTAS:

[1] Para más información sobre la Ley, ver: http://www.larepublica.pe/26-12-2014/regimen-laboral-juvenil-este-es-el-video-con-la-mejor-explicacion-sobre-la-ley-pulpin

[2] 19, 22 y 29 de diciembre con entre 10 y 25 mil manifestantes en cada marcha. Mas información en: http://www.larepublica.pe/16-12-2014/jovenes-salen-a-la-calle-en-protesta-del-nuevo-regimen-laboral, http://www.larepublica.pe/22-12-2014/regimen-laboral-juvenil-segunda-marcha-contra-la-norma-se-realiza-esta-tarde, y: http://www.larepublica.pe/28-12-2014/ley-pulpin-jovenes-salen-a-las-calles-este-lunes-29d.

[3] Al menos hubo movilizaciones en Piura, Chiclayo, Trujillo, Iquitos, Huancayo, Arequipa, Cusco y Abancay.

[4] Esta pancarta hacía referencia a un megaproyecto minero y un plan de hidroeléctrica en Cajamarca, paralizados por movilizaciones masivas en los últimos años.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

imagen-mundo

Por: Partido Comunista de los Obreros de Francia (PCOF)

Sí a la lucha por la libertad de expresión

No al oscurantismo y la xenofobia

No a la «unión nacional» con la reacción

Sí a la solidaridad y la fraternidad

El asesinato de 12 personas, entre ellas los principales dibujantes y periodistas de «Charlie Hebdo», ha causado gran emoción y cólera en nuestro pueblo. Es la libertad de expresión, de crítica, el derecho a la sátira, lo que han querido asesinar los autores de tan repugnante acto. Para gritar «no», no cederemos, no nos dejaremos intimidar, decenas de miles de personas nos lanzamos a la calle en la misma tarde del atentado que trata de sembrar el terror e instaurar el miedo.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

varias-personas-se-manifiestan-para-condenar-el-ataque 970_646_1181705

por Thierry Meyssan

Numerosos franceses denuncian el islamismo y manifiestan en las calles en reacción contra el atentado perpetrado en París contra el semanario satírico Charlie Hebdo. Por su parte, Thierry Meyssan observa que la interpretación yihadista carece de sentido. Aunque sería más conveniente para él sumarse al coro de quienes denuncian una operación de al-Qaeda o del Emirato Islámico en París, Thierry Meyssan expone una hipótesis diferente, pero mucho más peligrosa.

Más artículos...