JA Teline V - шаблон joomla Форекс

STALIN

Typography

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Desde hace cuatro años la cadena rusa de televisión estatal Rossiya promueve una encuesta durante seis meses para designar al personaje histórico más popular de Rusia y este año 2016 Stalin se ubicó en primer lugar después de haber ocupado el tercero y segundo puesto en años anteriores. 50 millones de rusos han votado y el 71% de ellos escogieron a Stalin.

por Francisco Garzón Valarezo

Después de una batalla en la que los alemanes fueron derrotados por el ejército ruso en el atroz bloqueo a la ciudad de Leningrado en la Segunda Guerra Mundial, los soldados revisaron los cadáveres de los oficiales nazis y encontraron una tarjeta de invitación firmada por Hitler para celebrar el triunfo de la toma de esa ciudad en el famoso Hotel Astoria, también hallaron fotos de las sepulturas comunes donde habían enterrado a miles de polacos. El mando militar envió esa información a Stalin que dispuso la publicación en los medios rusos. Buscaba levantar la moral del pueblo y ejército ruso. El mensaje es claro dijo: “esto es lo que nos espera si no luchamos.”

Poco antes del inicio de la guerra Stalin dispuso realizar cursos intensivos de alemán, tanto al ejército como al pueblo. Pocos advirtieron la razón hasta que, por la radio captaron y entendieron las trasmisiones militares del invasor.

Uno de los tantos rasgos de la habilidad estratega de Stalin era su visión política y su talento militar. Amaba también la música, el baile tradicional, las flores. Nunca dejó de conmoverse ante el esplendor de las flores y tenía pasión por las bellas letras. ¿Cómo pudo haberse enterado de mi existencia? se preguntaba Pablo Neruda acá en América cuando supo que Stalin había apoyado su nombre para que se le entregue el Premio de la Paz.

Stalin era hombre sencillo, vivía en el palacio del Kremlin en una pequeña habitación destinada al personal de empleados, usaba siempre camisa blanca, gorra ploma y botas negras y provocó una conmoción emotiva cuando se dirigió al pueblo de la Unión Soviética llamándolos “amigos, camaradas, hermanos.”  Los Zares expulsados del Poder solo les habían dado muerte, hambre, cárcel e ignorancia y ahora venía este líder formidable y los llamaba hermanos. Cuando el avance de Alemania a Moscú era un peligro, Stalin se quedó en la ciudad dirigiendo sus tropas.

Pero este hombre admirable ha sido difamado por los enemigos de las revoluciones populares en torrentes de libros, revistas, documentales, artículos y películas, cada cual más rebuscada y artera, para vender la idea de un perverso.

Para ellos hay una sorpresa.

Desde hace cuatro años la cadena rusa de televisión estatal Rossiya promueve una encuesta durante seis meses para designar al personaje histórico más popular de Rusia y este año 2016 Stalin se ubicó en primer lugar después de haber ocupado el tercero y segundo puesto en años anteriores. 50 millones de rusos han votado y el 71% de ellos escogieron a Stalin. Sus gigantescas estatuas vuelven a levantarse en las ciudades que fueron parte de la unión Soviética.

Entre las razones me arriesgo a decir que los rusos han leído la reciente historia de su país y deben comparar el estancamiento en que se encuentran y el avance que tuvieron en pocos años de los gobiernos conducidos por Lenin y Stalin. Deben haber descubierto que todas las maravillas que les dijeron del capitalismo fueron mentiras. Debe influir además, el sentido de pertenencia a una súper potencia que disputó hegemonía con los EE. UU. y que se desmembró en quince repúblicas a raíz de la fatal perestroika.

Durante los años de la Guerra Patria rusa, Stalin mostró su habilidad militar. Bajo su dirección el Ejército Rojo derrotó a Hitler y salvó al mundo de la dominación fascista, y el auge de ese talento se mostró insuperable en el bloqueo de Leningrado, ciudad sitiada por los alemanes que cortaron el paso de los alimentos para que los dos millones de habitantes mueran de hambre.

La cimentación de las bases del socialismo en Rusia fue una brillante proeza. Un país atrasado, cercado por el capitalismo se convirtió en una gran potencia en solo una década de economía planificada. Surgieron gigantescas industrias y modernas granjas colectivas, se llevó adelante una gran revolución cultural y se dotó al país de un moderno ejército. Al momento de la agresión nazi, Rusia estaba en condiciones de aplastar al agresor. Este fue el resultado del trabajo abnegado del partido bolchevique y su genial conductor: Stalin, que a los 63 años de su muerte “se yergue en la historia como ejemplo para los revolucionarios y terror para los enemigos,” palabras de un orador en los funerales de Stalin que cobran enorme actualidad, pues un líder de su talla vivirá en el recuerdo de toda la humanidad progresista a través de los tiempos, a pesar de sus detractores que durante años han buscado en vano denigrar su imagen.

Comentarios   

0 #1 miguel enriquez 16-04-2016 18:58
No hacer la crítica radical de la experiencia del llamado “socialismo real” invalida el alcance de cualquier prédica socialista, la hace insostenible.
Por eso cuando no se quiere entrar en ese tema muchas veces se opta por dejar las cosas a medio camino en planteos “antiimperialistas”. Y se instala una falta de rigor, una desidia intelectual y un “todo viene bien” que termina en una antología de “bolazos delirantes”.
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar