JA Teline V - шаблон joomla Форекс

El cristianismo tuvo y tiene compromiso social*

Typography

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Otto-Griebel-La-internacionalpor Manuel Salazar 

En un escrito titulado “Sobre la historia del cristianismo originario” (1894), Federico Engels, sugiere que esa corriente fue socialista en las condiciones histórico-sociales en que desarrolló.   Eran los tiempos en que se manifestaba como una práctica  e ideas diversas para combatir el colonialismo romano; y todavía no era una concepción rígida, única, inapelable, sino que se nutría de varias tradiciones y formas, unidas en la lucha contra ese poder.

El cristianismo era  en consecuencia una idea y práctica revolucionaria.

Fue el emperador romano Constantino (285- 337), a sabiendas de la fuerza de  esa corriente, quien inició las diligencias para convertirla en religión oficial del  imperio, hasta que su sucesor  Teodosio la hizo mediante  decreto en el año 380.

 El cristianismo fue  cooptado,  y a la larga, aquella idea y práctica anticolonialista se convirtió en un arma espiritual en favor de los conquistadores.

Con esa arma llegaron Colón y sus tres carabelas a “cristianizar” a nuestros aborígenes, y como dice Neruda en su poema Versainograma a Santo Domingo: “Enarbolando a Cristo con su cruz, los garrotazos fueron argumentos tan poderosos que los indios vivos se convirtieron en cristianos muertos”.

 Los militantes cristianos, que en sus tiempos primigenios andaban descalzos o con pantuflas; montaban en burros y dormían sobre esteras en cuevas o debajo de árboles, fueron  sustituidos por príncipes de la iglesia, alojados en palacios.

Desde luego, que todo se desdobla en dos, y así como hay príncipes que actúan en nombre del cristianismo, en este también hay por todas partes, y por supuesto en nuestro país, una cantidad amplia de servidores a esa fe, con opción por los pobres.  

Estos cristianos militan en la vida, por eso su implicación directa, horizontal con la realidad del pueblo más pobre, que mal vive, y precisa de orientaciones y acompañamientos terrenales, aquí y ahora;  para conquistar un medioambiente sano, mejores salarios, salud, educación de calidad;  en general, una distribución más equitativa de la riqueza que el trabajo ha venido generando. Se trata de  la  conquista de una situación de  vida “que merezca ser vivida”, de disfrute material  y espiritual.

Es esa opción de vida la que les permite encontrarse  sin prejuicios con toda suerte de banderías políticas e ideológicas, incluyéndonos a los marxistas leninistas,  y caminar con estas como iguales.

Conscientes o no, estos cristianos son dialécticos al asumir la cruz; que más que símbolo de la muerte de Cristo, simboliza  la vuelta de este a  la  vida.

 La conquista de una vida “que merezca ser vivida” es un punto esencial en este momento del pueblo, nación  y país.  

Dice el informe Chardón (Sociedad de bibliófilos, 1976) que hace apenas 75 años   nuestras  riquezas naturales eran tales  que  cuestionados los campesinos de varias zonas sobre sus necesidades inmediatas, respondieron unánimes:  ”nosotros vivimos con sal y candela…”  Añade que “todo lo demás lo tenían de sus tierras: maíz, arroz, yuca, frijoles, batatas, manteca de cerdo, carne, etc”.

Solo necesitaban  sal y candela, lo único que les faltaba en  su  entorno, y debían traerlos de otros sitios.

  Aquel era un país con vida y el pueblo de entonces tenía satisfechas sus necesidades perentorias.  Ese país y pueblo deben volver a nosotros, con  el concurso militante de los cristianos comprometidos con la causa de las mayorías, hermanados en la práctica con otras creencias. 

*Con cariño y respeto a los pastores Nino Ramos y Mario Serrano (católicos),José Rafael Dúnker (evangélico), y  Milcíades Pérez (diácono), porque hacen el bien a su pueblo con mucho desprendimiento, sin aspavientos ni afán de notoriedad.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar