JA Teline V - шаблон joomla Форекс

La ciudad de Kobane necesita apoyo internacional

Typography

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Kobane-19-Sept-2014-by-deSyracuseIrak efectivamente se ha dividido en tres partes después de la ocupación de los EE.UU. Los kurdos han tomado el control en el norte, mientras que los chiítas en el este y el sur y los árabes sunitas en el oeste. El poder en Irak ha sido compartido entre los chiíes, suníes y kurdos, pero la colaboración no duró mucho. Los kurdos prácticamente han anunciado un Kurdistán libre en el norte. Los sunitas se quejaron de su falta de protagonismo en el gobierno del país y la distribución de gasolina, oponiendo y resistiendo a los chiítas, a veces incluso  luchando con armas contra ellos. Durante este período, los poderes religiosos radicales como Al-Qaeda y los yihadistas salafistas ganaron fuerza. Estos grupos han sido apoyados por Turquía, Qatar y Arabia Saudita.

Más tarde, cuando la lucha armada con el apoyo de las potencias imperialistas - liderado por los EEUU - se inició en contra del gobierno en Siria, las fuerzas de Al Qaeda y los salafistas en Irak entraron en Siria y se convirtieron en la fuerza principal que luchaba contra el régimen de Assad. Tenían el armamento, la experiencia y una organización dirigida centralmente, mientras que las fuerzas de la FSA (Ejército Sirio Libre) con el apoyo de los EEUU estaban fragmentadas, desorganizadas y carecían de cualquier experiencia real de la guerra.

 La coalición anti-Assad liderada por Turquía, Qatar y Arabia Saudita, así como los EEUU y la UE, ha apoyado al Frente Al Nusra relacionado con Al Qaeda y a otros grupos radicales, creyendo que tenían el poder para derrotar a Assad. Sin embargo, las prácticas de los grupos religiosos radicales en Afganistán, Pakistán, Libia, Egipto y Siria han perturbado a EEUU  y sus aliados. Estos grupos, mientras servía a los EE.UU. y sus aliados, por un lado, trataban de establecer la ley  islámica en sus localidades y causaron daños a los intereses de Estados Unidos, por el otro.

A raíz de estos acontecimientos, sobre todo después de los asesinatos de diplomáticos estadounidenses en Libia por parte de grupos radicales y de los acontecimientos en Egipto, los EEUU y sus aliados han reducido el apoyo prestado a las organizaciones religiosas radicales en Siria.

Grupos como Al Qaeda, Al Nusra, salafistas, etc., al darse cuenta de que no podrían derrotar a las fuerzas de Assad en Siria, declararon su soberanía y su objeto de establecer un "Estado islámico" que cubriría las áreas de Siria bajo su control y las áreas árabe sunita en Irak.

Mientras tanto, aprovechando el vacío creado por los enfrentamientos entre las fuerzas de Assad y FSA y Al Nusra, los kurdos sirios han creado tres regiones autónomas cerca de la frontera turca en el norte de Siria. La zona controlada por los kurdos se llama Rojava (que significa Occidente o el Oeste de Kurdistán en kurdo), allì establecieron sus cantones autónomos donde se armaron para enfrentar principalmente los ataques de los grupos religiosos radicales.

Los representantes de estos cantones han argumentado que la gobernanza no era exclusivamente kurda, sino de los árabes, los yazidis, armenios, turcomanos y otras minorías y grupos religiosos que estaban compartiendo el poder y por lo tanto crearon una alternativa autónoma democrática.

Pero está claro que la línea política del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK/Turquía) es dominante en el gobierno de Rojava. Esta línea está representada por el Partido de la Unión Democrática (PYD). La seguridad de Rojava está bajo el dominio de las Unidades de Protección del Pueblo  (YPG) y las Unidades de Protección de la Mujer (YPJ).

Las YPG y las  YPJ tienen unos 5.000 miembros armados. Tras el comienzo de la guerra civil en Siria, PYD tiene el control político y militar de los catones de Kobane, Afrin y Cinderas en el estado de Alepo; las ciudades de Amude, Derik y Efrin en el estado de Hasaka, las ciudades de Darbasiyah, Resulayn (a través de Ceylanpinar en Sanliurfa, Turquía) y la ciudad de Tirbesipiye.

Las Unidades de Protección del Pueblo YPG, brazo armado del PYD, han tomado el poder de la ciudad de Resulayn, después de un enfrentamiento armado contra las fuerzas de Al Nusra, apoderándose de los tanques que fueron llevados a la ciudad Kobane.

Los tres cantones en Rojava no comparten fronteras con los demás. El régimen de Assad ha establecido aldeas árabes sunitas entre los asentamientos kurdos. Estos están ahora bajo el control del EI (Estado Islámico).

Hace unos cuatro meses,  las fuerzas armadas del Estado Islámico han comenzado su avance hacia el este, teniendo como objetivo Bagdad. Rápidamente tomaron Mosul, una ciudad importante en Irak donde los soldados iraquíes sunitas no opusieron resistencia y entregaron sus armas al EI, algunos se unieron a sus filas y otros huyeron hacia el este. Mientras avanzan a Bagdad, se reemplazó al líder chiíta del gobierno iraquí. EEUU  apoyó al gobierno central iraquí con armas, expertos militares, y  con ataques aéreos contra EI.

La reacción de los yihadistas fue hacer un cambio  y avanzar en las áreas kurdas de Irak y Siria. Las fuerzas de Barzani del Gobierno Regional de Kurdistán del norte de Irak no podían resistir la embestida de EI  y abandonando sus posiciones y armas se retiraron.

En el Kurdistán iraquí, las fuerzas del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK-que han estado librando una guerra durante 30 años contra Turquía hasta el reciente alto el fuego) se enfrentaron a las fuerzas de EI y lograron detener su avance en algunos lugares. Las fuerzas del EI se acercaban a la capital del Kurdistán iraquí de Erbil y la importante ciudad petrolera de Kirkuk e invadieron la ciudad Yazidi de Shengal. Decenas de miles de yazidíes huyeron de Shengal y se han refugiado en Turquía.

El apoyo de Estados Unidos ayudó a detener el avance del EI en el Kurdistán iraquí y siguiendo esto las fuerzas yihadistas comenzaron a atacar a Kobane. Ahora la ciudad de Kobane está rodeada en tres lados por fuerzas del EI, con excepción de la frontera con Turquía, en el norte.

Las fuerzas del EI tienen tanques y artillería pesada, mientras que las fuerzas del YPG / YPJ en Kobane sólo tienen rifles de infantería ligera. Los ancianos, las mujeres y los niños de Kobane han escapado a Turquía. Decenas de miles están en la ciudad de Suruc en Turquía, acampando al aire libre y sufriendo de hambre.

Kobane requiere armas para luchar contra el EI. Quieren que Turquía abra un corredor en la región para traer los tanques y artillería pesada abandonados en el cantón del este por los kurdos iraquíes y las fuerzas militares iraquíes y  algunos confiscados por el mismo YPG. Las fuerzas del EI están ahora a menos de 1 km de las posiciones YPG.

Nuestro partido y otras fuerzas democráticas progresistas en Turquía están organizando manifestaciones para conseguir el apoyo de los pueblos y obligar al gobierno a ayudar a Kobane. Algunos apoyaron la resistencia yendo a Suruc en la parte turca para acceder Kobane llevando comida y otros suministros.

Se resguarda un tramo de 25km de la frontera turco-siria para evitar que los militantes del EI se filtren en las fronteras de Turquía. Muchos jóvenes kurdos de Turquía cruzaron la frontera hacia Kobane para luchar contra la EI apoyando la resistencia.

Mientras tanto, el gobierno turco se ha unido a la coalición de Estados Unidos contra EI y quiere crear una zona de amortiguación amplia  de 40 o 50 Km en Rojava, a lo largo de la frontera entre Turquía y Siria, supuestamente para establecer a los refugiados sirios que cruzaron la frontera hacia Turquía durante la guerra civil siria. Las poblaciones de esta zona serán desarmadas (Así, las PYD y YPG perderán el control y la influencia en Rojava y las fuerzas de la coalición, entre ellos Turquía, defenderá el área contra el EI y las fuerzas de Assad). Más tarde,  se creará el Ejército Sirio Libre FSA para luchar contra las fuerzas de Assad.

Las fuerzas progresistas y democráticas en Turquía están en contra de este plan. Nos oponemos a una zona de seguridad y que el ejército turco cruce la frontera. Queremos que Turquía deje de apoyar al EI y de permitir que sus militantes usen las fronteras turcas. Queremos que Turquía apoye a los pueblos de Kobane y Rojava contra los ataques del EI.

Nuestro partido cree que en la actual situación el apoyo y la solidaridad internacional a Kobane son vitales. Hacemos un llamado a los partidos y organizaciones y sus pueblos para apoyar y solidarizarse con Kobane y Rojava.

Creemos que la solidaridad con los pueblos de la región contra los planes y ataques imperialistas es una de las tareas políticas más urgentes. 

¡El imperialismo va a perder y los vencedores serán los pueblos! 

Partido del Trabajo- EMEP (Turquía)

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar