JA Teline V - шаблон joomla Форекс

Acuerdo marco entre los P5 + 1 e Irán: Un paso en el rediseño del mapa

Typography

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Acuerdo programa_nuclear_EEUU_Iranpor Ihsan Çaralan*

Las conversaciones sobre el programa nuclear iraní entre Irán y los P5 + 1 (EE.UU., Rusia, Inglaterra, Francia, China y Alemania) concluyó el 2 de abril con un “acuerdo marco”.  Ambas partes también se han puesto de acuerdo sobre un acuerdo final que se firmará el 30 de julio de 2015.

Según el acuerdo, Irán reducirá en dos tercios el número de centrifugadoras utilizadas para enriquecer uranio y limitará el enriquecimiento a niveles del 3,7%. Irán también cerrará una de sus dos plantas nucleares y permitirá la supervisión de su programa nuclear por los países occidentales durante los próximos 25 años.

A cambio, la Unión Europea levantará las sanciones inmediatamente y EE.UU lo hará gradualmente.

El acuerdo fue recibido con “júbilo” en Irán, con “rabia” en Israel y con “ansiedad” en los países del golfo y Arabia Saudí. Los países del P5 + 1 han calificado el acuerdo como un “paso histórico” y un “paso clave”.

Sin duda, la situación político-diplomática creada por el “acuerdo marco” marca un camino que llevará a importantes cambios en la política de Irán, tanto interior (económica y diplomática) como exterior, así como en las políticas imperialistas occidentales en Irán y Oriente Medio de los últimos 36 años.

El “gobierno reformista” de Ruhani –que obtuvo su mandato tras la victoria electoral sobre Ahmedinejad- abrirá una nueva página en sus relaciones con Occidente, además de intentar cambiar las condiciones económicas que afectan profundamente a la población iraní. De ahí que no sería erróneo decir que se darán pasaos para liberalizar la economía mediante decisiones políticas neoliberales, en línea con el modelo de programa económico adoptado por Turquía después de la crisis de 2002. Esta tendencia reforzará al gobierno de Ruhani, liberalizará la exprimida economía iraní y, con el levantamiento de las sanciones y el apoyo exterior, introducirá políticas que harán más fácil la vida de los iraníes. En resumen, los pasos que sigan al acuerdo llevarán a un “beneficio para ambas partes”, al “despertar” al mercado iraní y abrirlo al beneficio Occidental. Por supuesto que por “beneficio” nos referimos al beneficio de las clases dominantes iraníes y al capital imperialista. Puede parecer que (el acuerdo) alivie a los iraníes que lo celebran en las calles, pero con este acuerdo la explotación imperialista se incrementará y se prolongará el régimen de los “mulas” , sentando las bases para la continuación del régimen. Desde el 2 de abril han surgido muchos debates en relación al “acuerdo marco”; preguntas sobre “¿quién ganó qué?”, “¿quién perdió qué?”, “¿qué ocurrirá ahora?, “¿se puede confiar en Irán?”, etc. son abordadas desde diferentes perspectivas. Parece que estas discusiones continuarán hasta el 30 de junio y más allá, porque los debates tangibles se refieren a “la capacidad nuclear de Irán” y a las inspecciones occidentales, pero, en realidad, el debate es mucho más amplio.

Es por eso que este debate no se puede comprender cabalmente a no ser que se entiendan claramente los estrechos vínculos entre:

1.    Las actividades del Estado Islámico, Al-Qaeda y las organizaciones terroristas islamistas en Iraq y Sira, las guerras civiles que también se han extendido a Yemen, las luchas intestinas en Oriente Medio incluyendo la ofensiva contra Yemen dirigida por Arabia Saudí con el apoyo activo de Egipto.

2.    La posición de Irán en estos acontecimientos, su progresiva influencia en el “cuarto creciente chiita” que se extiende desde Irán hasta el extremo sur de la península arábiga, su estrecha relación con Rusia y China hasta el punto de que puede interferir con los planes de occidente en la región.

3.    Los siempre onerosos resultados de las intervenciones occidentales en la región y el rediseño de las fronteras regionales, y las determinantes áreas de actividad de los imperialistas y de las fuerzas reaccionarias en la región.

Pasamos a debatir las dimensiones diplomáticas, políticas y militares de los problemas derivados del acuerdo, al igual que la inutilidad de la “solitaria” política exterior turca en el marco de estos acontecimientos

¡La “soledad inútil” también se estrella contra el muro iraní!

Resulta claro que a partir del “acuerdo marco” el gobierno iraní ha cogido aire en cuanto a su política regional e interior y para implementar su política económica. Dicho esto, los países “del otro lado” del acuerdo, especialmente EE.UU, Inglaterra, Francia y Alemania han obtenido una gran ventaja en sus planes, que incluyen una nuevo dibujo de las fronteras en la región. ¡Esta ventaja es la normalización de sus relaciones con Irán! Esto hará más fácil su intervención en la región al poder ahora comunicarse directamente con Irán y crear la oportunidad de dirigir a Irán contra Arabia Saudí, Egipto y Turquía; todos ellos rivales de Irán en su lucha por el “poder regional”. Teniendo en cuenta la influencia de Irán entre los chiitas de la región, y que es una de las partes en los conflictos de Irak, Siria y Yemen, este acuerdo limitará de manera importante cualquier iniciativa de Arabia Saudí, Turquía y Egipto contra el imperialismo occidental.

Teniendo en cuenta las declaraciones pasadas y actuales, al hablar del paso histórico en el contexto regional dado por Irán –el mayor y más antiguo rival de Turquía y su vecino más grande en la zona- y los intentos por cambiar las fronteras en la región, no hemos hablado nada de Turquía. No había ninguna necesidad. Esto significa que Turquía no va a ser tan importante para occidente a la hora de reorganizar y rediseñar las fronteras en la región. Por supuesto, siempre que insista su nueva política exterior otomana; si como “gran hermano” y “defensor” continúa su  intervención en los asuntos internos de los países de la zona; si continua sus juegos con la utilización de bandas islámicas terroristas en la región, y si su diplomacia se reduce a las operaciones secretas del MIT.

Estas son las condiciones bajo las que el presidente Erdogan realizó una “visita de trabajo” de un día a Irán para celebrar “el acuerdo marco”.

A su parida hacia Irán, Erdogan no realizó la tradicional declaración presidencial en el aeropuerto. En una visita en la que iban a debatirse asuntos energéticos y económicos, se declara que la posición de Turquía respecto a Yemen será presentada a Irán directamente por el presidente.

También se sabe que la posición de Turquía sobre Yemen no es particularmente del agrado de Irán. De hecho, el apoyo de Turquía a los ataques de Saudí Arabia en Yemen y las incendiarias declaraciones sobre la política de Irán en Irak, Siria y Yemen que “sobrepasan el lenguaje y la cortesía diplomáticas” habían causado la reacción de Irán. Así, 65 parlamentarios iraníes habían solicitado al presidente Ruhani que pospusiera o cancelara la visita de Erdogan.

Habrá que esperar y ver lo que logre la visita de Erdogan en un momento en que Irán está ganando la batalla moral y en que las relaciones entre los dos países están empeorando. Podemos decir con seguridad que los acontecimientos no favorecerán a Turquía.

Si miramos a los efectos globales del “acuerdo marco” podemos decir que sí, que Irán ha triunfado claramente, también al conseguir que occidente acepte su posición en la región. Esto significa que pierden Egipto, Saudí Arabia y, especialmente, Turquía en su lucha por el liderazgo en la región. Israel también está en el lado de los perdedores en esta ocasión. Pero un “acuerdo marco” no significa el fin de una lucha de 36 años contra occidente y una relación de color de rosa. Las relaciones Irán-Occidente no alcanzarán un nivel “normal” en la región a corto plazo. Las piezas no comenzarán a encajar al menos hasta después del “acuerdo final” el 30 de junio.

Por lo que respecta a la nueva política exterior otomana –y los intentos por defenderla ensalzándola como una “Digna soledad”, no pasará mucho tiempo antes de que veamos que no tiene ningún valor ni siquiera en el marco del nuevo mercado que se creará en Oriente Medio.

*Ihsan Çaralan, Miembro del Ejecutivo de EMEP

(Publicado en el diario Evrensel los días 7 y 8 de abril de 2015)

            

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar