JA Teline V - шаблон joomla Форекс

Rechazar el terrorismo y denunciar la causa imperialista del mismo

Typography

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 Una condena clara y contundente al terrorismo que ha segado vidas inocentes en París, Francia; y nuestra solidaridad con los familiares de las víctimas. Los comunistas y revolucionarios condenamos el terrorismo provenga de donde provenga. Porque es una acción que afecta de manera indiscriminada a pobres y ricos, obreros y burgueses, explotados y explotadores, y porque contribuye a alejar a las masas populares de la lucha de masas. 

 

por Manuel Salazar*


El hecho ocurrido en el día de ayer en París, Francia, ocurre en un momento en el que la clase obrera y demás sectores populares inician un proceso de lucha contra las medidas de austeridad económica que impulsa el gobierno francés, que afecta a las masas populares, en el interés de garantizar las tasas de  ganancia  del  capital. 

Sin dudas, el gobierno francés, y los demás de Europa, aprovecharán este hecho para constreñir libertades y hasta impedir las protestas populares. 

El terrorismo es negativo y debe ser condenado. Tanto el que ocurrió en el día de ayer en París, como el que los gobiernos de los países imperialistas llevan a diario contra los pueblos en África, Asia, Medio Oriente, América Latina y por todas partes, donde miles de hombres y mujeres, niños y ancianos, son víctimas de acciones militares llevadas a cabo por tropas imperialistas o por satélites de estas. 

Hay que ir a las causas y denunciarlas. 
Las acciones terroristas en París, tienen una relación directa con lo que ocurre en Siria, Irak, Afganistán, Medio oriente, y con lo que ha ocurrido siempre en esa región del planeta desde que los distintos imperios se lanzaron sobre la misma a explotar a los pueblos y sus riquezas naturales.  Millones de barriles de petróleo, gas natural y toneladas de otros recursos naturales han sido sacados de esa región por las Multinacionales; mientras los pueblos, legítimos dueños de los mismos, se hunden en la miseria, en medio de agresiones culturales y afecciones a su dignidad e idiosincrasia. Este es el fondo de la cuestión. 

No se debe vacilar en la condena al terrorismo; ni caer en la distracción para dejar de condenar las causas, cuales son, la explotación imperialista a los recursos naturales y la negación de derechos a los pueblos. 
El terrorismo de marras  es consecuencia. No es causa.

* Secretario General del Partido Comunista del Trabajo (PCT)

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar