JA Teline V - шаблон joomla Форекс

Matar a un ruiseñor

Typography

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Los principales discursos del gobierno son para la juventud, pero todos sabemos que es un sector marginado, excluido de la educación, en unos casos manipulado por el gobierno que ha creado con ellos grupos afines al régimen para dividirlos

por Francisco Garzón Valarezo

La historia de matar a un ruiseñor comienza cuando a inicios de la década de los treinta del siglo pasado en los Estados Unidos un hombre le regala a su hijo una carabina de aire comprimido y le dice que puede disparar a todos los pájaros menos a los ruiseñores. ¿Por qué, le pregunta su hijo? 

-          -Porque los ruiseñores cantan con todo el corazón para deleite de nosotros.

En esa época ocurrió que los prejuicios raciales acusaron sin razón a un hombre negro como autor de un delito, y después, ese mismo jurado intentó culpar de una muerte a Boo Radley, una persona ingenua, con mente infantil.

El pelado que recibió la carabina de regalo le comentó a su padre: Si condenan a Boo sería como matar a un ruiseñor, van a condenar a un indefenso e inocente.

 

Eso es lo que está ocurriendo con la juventud de hoy en el Ecuador. Están matando ruiseñores.

En Machala un grupo de muchachos se organiza para participar en los procesos electores de los colegios, le ganan al gobierno que con todo su poder económico y autoritario no puede vencer a los jóvenes, uno tras otro van perdiendo el control  de los consejos estudiantiles hasta que el Poder decide frenar esas derrotas. En el colegio Ismael Pérez Pazmiño anularon las elecciones dos veces, arreglaron una tercera y por fin ganó el gobierno.

Es una forma de matar la inocencia, la primavera de la vida de la juventud.

Quienes dominan el país y la educación no están interesados en forjar valores, están empecinados en controlarlo todo. Ellos exhibirán sin ninguna vergüenza que los avances en la educación que tanto ponderan son villanías como esta.

Si un muchacho le hace yuca al presidente le cae el descomunal Poder oficial; funcionarios y burócratas emplean bienes del Estado para hacer proselitismo político a su favor y los compadres encargados de sancionarlos archivan la demanda que presentaron los ciudadanos.

Los principales discursos del gobierno son para la juventud, pero todos sabemos que es un sector marginado, excluido de la educación, en unos casos manipulado por el gobierno que ha creado con ellos grupos afines al régimen para dividirlos. Pero un tema es grave: un elevado porcentaje de jóvenes no encuentra trabajo, lo que demuestra que la crisis se ha enseñado con este sector. Tal vez a ellos se refieren cuando hablan de la juventud pre-parada que ha forjado la “revolución”.

El diario “El Telégrafo” reconoce esta realidad cuando Jaime Galarza escribe el 1 de septiembre del 2016 que en el país hay una “legión de pordioseros con título académico que ronda por todos los ministerios en busca de ocupación”.

Matar la inocencia de unos jóvenes que ganaron una elección democrática y limpia es un crimen sin nombre que afectará tanto a las víctimas como a los supuestos beneficiaros de esta fechoría. Lo que les enseña el Ministerio de Educación es que para ganar se debe atropellar todo, los principios incluso, e irán tal vez estos jóvenes por la vida infringiendo toda norma de vida porque un Estado que tiene la obligación de formarlos en la ruta del bien, los encarrila en el sendero de la pillería y la bajeza.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar