JA Teline V - шаблон joomla Форекс

¡Esperen!

Typography

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

sr.augustoespinosa-680x365por Stalin Vargas M.

"En este año lamentablemente vamos a suspender las jubilaciones voluntarias por la situación económica actual" , los 3.851 maestros y maestras que se inscribieron para la jubilación voluntaria ¨tendrán al menos que esperar hasta el 2016 o “el menor tiempo posible” , afirmó el Ministro de Educación, Augusto Espinosa en la rendición de cuentas denominada ¨La educación es misión de todos¨ en la que se pone mucho énfasis en que “la meta es tener el mejor sistema educativo del mundo” .

Esto no debe extrañarnos porque así se trataba a los maestros en el viejo país de la partidocracia, hoy en día con un discurso más elaborado el ¨nuevo país¨ de la llamada revolución ciudadana también hace lo mismo.

Se podrá seguir hablando de tener la mejor educación del mundo, cuando de manera permanente el magisterio es objeto de persecución, insultos y postergación de sus conquistas? No, esta situación no debe seguir así. Hay que respetar a los maestros que dedicaron toda su vida a la formación de la niñez y la juventud ecuatoriana.

La opinión pública debe saber que la jubilación voluntaria está contemplada en la Constitución de la República, en la TRANSITORIA VIGESIMOPRIMERA que dice: ¨El Estado estimulará la jubilación de las docentes y los docentes del sector público, mediante el pago de una compensación variable que relacione edad y años de servicio. El monto máximo será de ciento cincuenta salarios básicos unificados del trabajador privado, y de cinco salarios básicos unificados del trabajador privado en general por año de servicios. La ley regulará los procedimientos y métodos de cálculo¨ .

Es precisamente esta disposición constitucional la que no se cumple a cabalidad. Centenas de maestros que se acogieron a la jubilación voluntaria desde el 2008, vienen exigiendo que les paguen completo ese incentivo económico, incluso han recurrido a la justicia ecuatoriana para hacer prevalecer sus derechos. Así lograron ganar ocho recursos de protección, un recurso extraordinario de protección dictados por los jueces, Cortes Provinciales, Corte Constitucional y una sentencia emitida por el Tribunal Contencioso Administrativo, pero el Ministerio de Educación no quiere acatar los fallos judiciales.

Asombra más lo señalado por el Presidente Rafael Correa en la sabatina del 28 de febrero cuando se refirió a la jubilación voluntaria: ¨Eso se financiaba con los recursos del petróleo. Hemos dicho a 3.000 docentes que tenemos que esperar hasta que se recupere el precio. Ya ha salido una dirigente de la UNE diciendo que es un derecho irrenunciable; eso lo creamos nosotros. Nosotros no vamos a sacrificar a nuestro pueblo. Nosotros hemos dicho ‘comamos lo mejor posible cada día’, siempre dijimos que en caso de crisis nosotros no íbamos a tener esos fonditos para garantizar deuda. Lo que dijimos es que tenemos que parar ese gasto no permanente como son las jubilaciones voluntarias¨.

Hay que recordarle al presidente Correa que la aprobación de la jubilación voluntaria en la Asamblea Constituyente no es una dádiva de su gobierno, es una conquista alcanzada por los maestros, por su organización gremial la UNE, que contó con el accionar directo de los asambleístas del MPD, Jorge Escala quien dirigió la Comisión de Educación, Lenin Hurtado y Abel Ávila.

Esa conquista fue producto de una huelga de hambre desarrollada en las puertas de ingreso a la Asamblea Constituyente y en varias provincias del país en dónde más de 300 docentes encabezados por Mery Zamora exigieron a los constituyentes aprobar y ratificar la jubilación voluntaria de los docentes.

Los maestros saben por experiencia propia que solo la unidad, la organización y la lucha es el camino para alcanzar sus conquistas. La persecución, los insultos y la postergación de los derechos alcanzados no callarán la voz altiva de miles de docentes en el país. Señores del gobierno, esperen ustedes también la respuesta del magisterio. 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar