JA Teline V - шаблон joomla Форекс

¿La provincia mimada?

Ecuador
Typography

Desde el representante del ejecutivo en el Cañar se ha acuñado la frase “Somos la provincia mimada de mashi Rafael”, para connotar la atención que merece esta jurisdicción históricamente relegada por los distintos gobiernos. Sin embargo, corresponde valorar el grado de certeza que tiene esta expresión pronunciada reiteradamente por Juan Cárdenas, primer personero provincial del correísmo desde julio del 2014.

 

Por: Lcdo. Francisco Escandón Guevara

Es evidente que el carácter socioeconómico de la provincia del Cañar continúa la línea trazada en el esquema del centralismo bipolar Quito-Guayaquil, aunque se han operado cambios significativos durante el actual gobierno que son necesarios de anotar:

- Los principales medios de producción industriales COAZUCAR S.A. y la fábrica cementera Industrias Guapán fueron privatizados, incluso antes de la promulgación de la Ley Orgánica De Incentivos Para Asociaciones Público-Privadas y la Inversión Extranjera (APP`s), Cañar ha sido la provincia experimental para el retorno a la larga noche neoliberal.

- El potencial agrícola de la provincia Cañari está amenazado por la sustitución productiva que prefiere la actividad ganadera. La producción agrícola básicamente en la actualidad cubre el autoconsumo y poco de lo cosechado es comercializado.

- En las tierras productivas y hasta en los páramos (amenazando las fuentes de agua) se siembran pastos que alimentan al ganado vacuno. Pero la producción de leche experimenta una crisis de sobreproducción relativa, pues intermediarios y grandes empresas de lácteos irrespetan el precio oficial ($0.45 por litro) e imponen la ley capitalista de oferta y demanda que afecta a pequeños y medianos productores que venden el litro de leche hasta en $0.15.

- Algunas obras básicas de infraestructura se encuentran suspendidas por el incumplimiento de pagos del gobierno a proveedores y contratistas. Así, la unidad educativa 16 de abril y la reconstrucción del propio edificio de la gobernación llevan más de un año paralizadas, la autopista Cuenca-Azogues acumula 3 años desde el inicio de su construcción y varios meses de suspensión, pues las consideraciones contractuales establecían que en abril del 2015 debió finalizar la obra.

- Mientras la falta de empleo estable condena a la mayoría de gente en edad de trabajar, en la provincia de Cañar el compadrazgo de los oficialistas aparentemente es el mérito requerido para enrolar a unos y otras en importantes cargos de las instituciones estatales; al punto que se impone la familiocracia (régimen de castas) como en tiempos de la colonia y los hacendados.

Estos argumentos permiten inferir respuestas a la pregunta que titula este artículo, pero la preocupación actual de la juventud, los trabajadores y los pueblos de la provincia del Cañar es la disputa limítrofe con algunas autoridades de las provincias vecinas de Guayas y Chimborazo.

Con ello se pretende cercenar 80.000 hectáreas, más de la cuarta parte del total de la superficie de la provincia del Cañar. Ese intento de mutilación territorial de los pueblos Cañaris tiene como protagonistas a los aliados del propio correísmo: Jimmy Jairala, prefecto de la provincia del Guayas (la más poblada y con mayor electorado del país), Mariano Curicama, prefecto de la provincia de Chimborazo (pieza clave del régimen en su pretensión de dividir al movimiento indígena y de cooptación del Movimiento Plurinacional Pachacutik), entre otros profesos aduladores a la majestad presidencial que pertenecen a esas respetables provincias.

Hay incómodos apetitos detrás de esta pretensión; lo más trascendente es el interés de despojar tierras productivas al cantón La Troncal, apropiarse de las regalías que entrega el Estado a las provincias en cuyos territorios se encuentran las generadoras de electricidad, asirse la recaudación tributaria de los sectores en conflicto.

La opinión pública recordará que en el propósito de fijar los límites internos en el país se han arbitrado diálogos, acuerdos y hasta consultas populares en las que son los pueblos quienes dirimen la pertenencia a una u otra jurisdicción, pero en el caso de la provincia del Cañar un organismo burocrático como el CONALI (adscrito a la Secretaría Nacional de Gestión de la Política) impondrá su voluntad, en conformidad con las atribuciones que le entrega la Ley para la Fijación de Límites Territoriales Internos.

Nada garantiza que la voluntad soberana y democrática del sentido de pertenencia de los pueblos sea respetada, ni mucho menos elementos antropológicos de importante contenido histórico-social.

En manos del mimador del Cañar, mashi Rafael, pende la heredad territorial provincial; él dispondrá, con las embestiduras de jefe de todo el Estado, si pesan más sus aliados políticos electorales en tiempos que se anuncia el fin del correísmo o la dignidad de una provincia con el legado Cañari lleno de heroísmo.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar